Entradas

Ese oscuro objeto de deseo

Esa es la mayor de las CERTEZAS…esa que contiene todas las INCERTIDUMBRES, ese paso a veces firme, a veces tembloroso hacia lo desconocido que nos atrae y a la vez nos aterra… ¿seré capaz..? ¿será cierto o estaré equivocado..? ¿estaré yo a la altura como el o ella han demostrado que lo están o es que ellos juegan con ventaja por esto, por lo otro o por vete tú a saber que…?

Ese oscuro objeto de deseo

Ahí es donde pasamos de 0 a 100 o de 100 a 0… En el primero de los casos saltamos en el mar inmenso de nuestras CAPACIDADES, en el segundo suscitamos esa EMOCIÓN que sale de nuestros INSTINTOS más PRIMARIOS, sembrando ese sentimiento de INCAPACIDAD o insuficiencia, deseando lo que otros son o tienen, comienza a fermentar eso que conocemos como ENVIDIA.

Esa emoción muy denostada, tomada como algo peyorativo o negativo… Ese ERROR DE PERCEPCIÓN codiciando el bien ajeno nos muestra nuestro lado más oscuro..¡que no cunda el pánico..! Como siempre digo, si elegimos verle el lado bueno, despertará en nosotros esas ganas de crecer y CREER en nosotros mismos, arremangarnos y avanzar con VALENTÍA hacia nuestro propio PROGRESO.

Como te veo es fiel reflejo de como me veo

Si añadimos una pizca de HUMILDAD y otra pizca de ADMIRACIÓN Y RECONOCIMIENTO a nuestro objeto o sujeto de deseo el resultado es más que fructífero. El corazón se ensancha, aplaudimos de manera genuina los LOGROS AJENOS y aceleramos en un tris nuestro camino hacia LOS LOGROS PROPIOS… No se si sería mejor decir propios o colectivos… pues a decir verdad, todo forma parte del colectivo, como te veo es fiel reflejo de como me veo.

¡, somos capaces, claro que somos capaces de dar este paso de gigante! Capaces de ver la ENVIDIA desde un prisma más que constructivo… todo depende de las gafas que estemos dispuestos a ponernos… las de lejos o las de cerca…

Volvamos a eso que nos remueve en primera instancia al sentir ese ronroneo de tripas, aunque sea un solo instante, al reconocer nuestra supuesta pequeñez frente a la supuesta magnificencia del objeto de nuestra envidia, esa es la que tenemos etiquetada como ENVIDIA SANA. A menor AUTOVALORACIÓN más avanza la envidia hacia eso que conocemos como ENVIDIA INSANA, esa que se afila los colmillos delante del espejo para no dejar títere con cabeza y que se siente muy satisfecha y supuestamente empática al contemplar las DESGRACIAS AJENAS.

Yo también puedo

Para un segundo y se consciente de lo que estás sintiendo con consciencia y sin censuras… Ahora con mucho AMOR PROPIO y sin culpabilidad, dale la vuelta a tu canoa y rema hacia aguas más transparentes y tranquilas. Alíviate, siendo capaz de reconocer y decirte a boca llena y decirle al otro ¡qué bien lo haces! Me INSPIRAS a trabajarlo en mí y ponerme a prueba, saber que YO TAMBIÉN PUEDO.

El ingrediente fundamental para sentirse MOTIVADO desde dentro a desarrollar la fuerza suficiente para proseguir en nuestro empeño hasta llegar a la META, siempre proviene de la competición con nosotros mismos, esas ganas que emanan desde las propias entrañas que nos impulsan a movernos, dejando de lado las voces internas que nos autoenvenenan para establecer la comparativa con los demás. Esas voces que lejos de sumar avance, suman retroceso en forma de FRUSTRACIÓN.

Apoyarnos en nuestras mejores cualidades

Apoyarnos en nuestras mejores CUALIDADES es una de las mejores bazas… Conocernos a fondo es la base. Construyamos desde la base y dejemos que nuestros mejores dones nos colmen de VALENTÍA Y AUTODETERMINACIÓN. Dejemos de ENVIDIAR y dejemos de SUFRIR. Esquivemos los dardos envenenados del envidioso.

Recuerda que en lo que enfocas tu atención y tu energía crece. Mantén tu linterna firme alumbrando hacia ti mismo. Todo es un reflejo, todo es una proyección, por exceso o por defecto, en una polaridad o en otra… pero siempre está hablando de nuestra propia historia. Si te afecta algo hay para ti…

Como ME VES… TE VES  🧡

Deseo o necesidad

Me gustaría tu opinión, mi querido amigo. Casi puedo sentir desde aquí que INTERACTUAMOS y… ¡me encanta! yo delante del teclado y tu leyendo ¿Crees que DESEO Y NECESIDAD van de la mano, por separado, se incluyen o se excluyen? Ahí va mi opinión, mentalmente piensa en la tuya.

Como en el BALANCE está la virtud, al menos así lo creo yo, todo depende del color y la intención con la que se miran los acontecimientos. Todo es neutro, ni bueno ni malo en sí… Dicho todo esto ¿deseas o necesitas?

¿Deseo o necesidad?

Tardé un tiempecito en darme cuenta que DESEAR es, en primera persona, saludable, bueno y altamente recomendable. El haber crecido a la sombra de  PROGRAMAS COLECTIVOS  tales como ”más vale malo conocido que bueno por conocer”, “virgencita, virgencita que me quede como estoy” o “todo en la vida no se puede tener..”, han calado hondo en nuestra AUTOESTIMA, llevándonos, a veces, al conformismo más exacerbado. Así que el llevar, como dice la expresión “toda la vida con el cuello pisado” nos parece de lo más normal, nos RESIGNAMOS, con tristeza, en ocasiones, pero nos resignamos. Otras veces nos convertimos en VÍCTIMAS DEL SISTEMA y rumiamos, como las vacas masticando pasto, entrando en un círculo vicioso de …”es tan injusto, me siento fatal… yo no me merezco esto”,”no puedo hacer nada más… es lo que hay” ,”fíjate como se ha portado conmigo, con todo lo que yo he hecho por ella…” …la lista sería interminable, podemos chapotear en nuestro VICTIMISMO tanto como nos apetezca… 

Ensayo-error

Por mi parte, abro un nueva línea de EXPERIMENTACIÓN y “tiro por la calle de en medio..”, cuánto menos, otro nuevo ENSAYO-ERROR, si no pruebo sigo metida en la senda de la QUEJA Y LA INDEFENSIÓN APRENDIDA, ese estado de impotencia en el que uno prefiere tirarse al suelo como un reptil, en vez de intentar colocar un pie delante y otro detrás y caminar buscando nuevos horizontes… más que nada por no caer en la locura de actuar siempre de la misma manera y esperar, por ciencia infusa, resultados diferentes.. Einstein dixit.

En paralelo al DESEO viene la EMOCIÓN, la MOTIVACIÓN de alcanzar la META, son el motor y el vehículo a la vez, sin pasiones ni deseos ¿Qué sentido tiene la vida? 

La magia del deseo cumplido

Aquí entra la segunda variable en cuestión: la NECESIDAD. En el momento que necesito algo más allá de lo imprescindible para una vida digna, comienzo a restarle puntos a la MAGIA DEL DESEO CUMPLIDO. Intentaré explicarme mejor: desde el punto y hora que añado EXPECTATIVAS a la ecuación, comienzo a menguar efectividad al resultado. Quizá este ejemplo más gráfico te sirva: se me hace la boca agua pensando en comer un buen bizcocho casero. El DESEO me invade y mis papilas gustativas comienzan a rezumar saliva, como los perros de PAVLOV, corro a la cocina y me pongo manos a la obra con la masa, a medida que amaso me deleito con el resultado, casi me lo estoy comiendo antes de que esté hecho, tengo plena FE en que va a saber a gloria.Voy con el molde relleno de  un aroma que bien podría “resucitar a un muerto”, hacia el horno que previamente había puesto a 180 grados…¡esto es capricho de Dioses..!

Vuelvo al salón y sigo escribiendo, tengo media horita larga por delante hasta que esté listo… me levanto a los 10 min para ver como va mi obra… la ESPERA me consume, la TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN de no podérmelo comer ahora mismo es cada vez menor, tengo unas ganas de probarlo tremendas… aunque realmente no estoy al borde de morir de inanición ni de lejos. Conclusión: es un deseo, simplemente, y está muy bien que lo sea, pero cuándo entra la variable del “tiene que ser ahora…ahí, patinamos…”

Todo suma, todo enseña

Patinar me encanta, incluso cuándo me caigo me río de mí misma como la que más, aunque después de la primera caída el trasero duele un poco y prefiero poner mayor ATENCIÓN, al menos para no caer en la misma esquina y si aún así, ocurre, caerme del otro lado para estar  más compensada… ya ves que me gustan el paralelismo y la comparación, todo es como la vida misma, todo suma, todo enseña…

Lo que sí es seguro es que si añadimos la CERTEZA al tándem DESEO-MANIFESTACIÓN, tenemos  la victoria asegurada… ¿que por qué?… Muy sencillo: desde el instante primero en que quiero algo, siento la emoción, cuándo me emociono VIVO POR ADELANTADO LA EXPERIENCIA COMO REAL y la acompaño de la certidumbre de que, en algún momento de mi vida la voy a EXPERIMENTAR EN EL PLANO FÍSICO.

Todo pasa y todo llega, hasta la propia necesidad de que ocurra. DESEA sin necesidad y con CERTEZA y lo verás aparecer ante tus ojos. ?

la música amansa a las fieras

Música, en cualquiera de sus modalidades, tan sólo unas notas..que en un orden determinado producen una MELODÍA, con letra o  sin ella… la música es para mí,  la banda sonora de la vida… Posiblemente una de las más ancestrales FORMAS DE COMUNICACIÓN entre la humanidad, capaz de unir a la gente más dispar en una DANZA común, de expresión, de recuerdos… capaz de cambiar en un instante nuestros RITMOS FISIOLÓGICOS, alterar nuestro ESTADO EMOCIONAL, aportando paz a nuestro espíritu… definitivamente elijo vivir con música.

La música amansa a las fieras

Desde tiempos remotos el hombre ha coexistido con ella, prueba de ello son instrumentos como los tambores ,los timbales o la lira de la antigua mesopotamia, cuya antigüedad se remonta a… 4000 años A.C… Desde que el mundo es mundo hemos coexistido y evolucionado con la música. BAILAR en grupo conlleva, automáticamente, un sentimiento de PERTENENCIA a la tribu y unión con nuestros congéneres.

En cuanto oímos música, seamos conscientes o no, comenzamos a segregar sustancias del bienestar en el cerebro, lo mismo que nos ocurre ante un buen plato de comida o una copa de buen vino. Las llamadas DOPAMINAS inundan nuestros circuitos cerebrales y nos hacen sentir estupendamente bien.

Hay un refrán en relación a la música que me encanta y con el que no puedo estar más de acuerdo. Seguro que habéis oído la célebre expresión “la música amansa a las fieras..”, mítico  refrán que rinde honores al músico y poeta griego  Orfeo, de quién se dice que tocaba instrumentos musicales con tal destreza y delicadeza que era capaz de cambiar, en un abrir y cerrar de ojos, los COMPORTAMIENTOS más agresivos.

Maneras de percibir

No se si Orfeo practicaba la MUSICOTERAPIA sólo para amansar a animales o también hacía lo propio para dulcificar ánimos humanos. Aunque ni mucho menos soy Orfeo, he puesto en práctica la técnica yendo en el coche con mis dos hijos, cuando eran más pequeños, y es “mano de santo”. Ante el acecho de una posible disputa entre los dos, música de la buena a toda pastilla, y al segundo y medio todos cantando tan ricamente.

Si te gusta la música, como a mí, te propongo que escuches con antención, cualquier pieza o canción que te inspire… cuándo termines, desmenuza el por qué escogiste esa y no otra… seguro que descubres muchos más factores involucrados de los que inicialmente podrías pensar… Intenta llegar EMOCIONALMENTE con  esa canción a tus profundidades, intenta escribir, aunque sean palabras sueltas, que te sugiere… quizás, te des cuenta que, en ocasiones, una simple melodía o conjunto de notas musicales son suficientes para poner en marcha MEMORIAS y maneras de PERCIBIR que ni sabías que existían.

Sentimientos y Emociones

La música hace brotar SENTIMIENTOS Y EMOCIONES, es poesía sin palabras, cada nota encierra una cadencia, un sonido perfecto en un tempo perfecto. La sensibilidad para degustar la música se aprende, con la práctica, se nace músico pero se puede aprender a ser AMANTE DE LA MÚSICA.

La música está muy presente en mi vida, cuando medito entre sartenes y cazos, cuando me voy a la ducha, cuando quiero quedarme un rato con los ojos cerrados y deleitar mis sentidos con una melodía a tono con mi ESTADO DE ÁNIMO.

La música es consustancial al ser humano, cierto y verdad  es que el APRENDIZAJE OBSERVACIONAL también hace su trabajo… crecí con el antiguo tocadiscos enchufado día sí, día también. Desde siempre me gustó CANTAR Y BAILAR. Recuerdo con verdadero cariño a mi profesora de música, las horas practicando con la flauta, poniéndole la cabeza como un bombo a mi madre, que de vez en cuándo protestaba: ”que intensa eres para todo, hija mía, cuando se te mete algo entre ceja y ceja aprender algo, sigues… y sigues y sigues hasta que acabas saliéndote con la tuya…”

Ser y Sentir

Gracias a todo mi entorno próximo por favorecer ese contacto casi constante con el ARTE de cantar bailar, escuchar buena música e incluso atreverme a componer alguna que otra cancioncilla a mis niños cuándo eran pequeños, los cogía en brazos y bailaba con ellos, esas caritas desde muy bebés de sorpresa, esas carcajadas al ritmo de la música… como cuándo te montas en la montaña rusa y sientes esas cosquillas en el estómago, a caballo entre miedo y disfrute… cosquillas o mariposas que también asociamos a los  preludios del enamoramiento, esos momentos cuándo parece que no nos cabe el corazón en el pecho de tanto sentir… eso es para mí la música, pura exaltación de los sentimientos a flor de piel.

Excelente musicoterapia en la que podemos SER Y SENTIR plenamente sin pensar. ?

Color y Calor

Un juego de palabras, de sensaciones, de percepciones ¿una sola percepción, común para todos, o tantas maneras de percibir como personas?

Dos nombres, sustantivos, que dan vida a dos conceptos muy ricos, tan distintos o tan afines, según se mire o se interprete, casi, casi iguales en grafía, a excepción de una vocal.

Ambos se perciben a través de los sentidos. En su percepción más somera, el color se ve a través de los ojos y el calor ¿Qué pasa con el calor? Vayamos por partes.

Color o Calor

Recordando con cariño al cantautor Pau Donés y al estribillo de una de sus canciones : “depende, todo depende…”

Cierto y verdad es, como dice el refrán, para gustos, colores ¡menos mal! ¿Os imagináis que aburrido sería el mundo si todos lo percibiéramos igual?..

Cuando hablo de colores siempre recuerdo la misma anécdota, extensible a diferentes personas y situaciones.

Todo depende del ojo que observa

Escenario: estás hablando con una amiga de que tienes ganas de renovar un poco tu casa y estás pensando en pintar las paredes de otro color. Le cuentas que estás dudando entre el blanco roto y el hueso. Tu amiga se queda callada y a continuación te pregunta: “¿con blanco roto te refieres al blanco cáscara de huevo, verdad?. Tú te quedas pensativa y contestas:”bueno, no es lo mismo, quizás el blanco roto tiene un poquito más de mezcla con marrón que con negro”… Conclusión: de un mismo tono hay una extensa gama de subtonos, sino buscad, buscad…¡os vais a divertir eligiendo! Todo depende del ojo que observa… yo misma he experimentado un antes y un después de mi operación de vista cansada. Observo maravillada los colores de esto y de aquello, parece que han ganado en belleza, en definición, en viveza, y realmente ¡así ha sido para mí!

Juntos el ojo humano y el cerebro traducen la luz en color. Los receptores lumínicos en el interior del ojo transmiten mensajes al cerebro y es este, a través del recuerdo, el que genera las sensaciones familiares del color ¡Menudo milagro!

Hace mucho que Newton observó que el color no es inherente a los objetos. En realidad, la superficie de un objeto refleja algunos colores y absorbe todos los restantes. Nosotros percibimos únicamente los colores reflejados ¡fascinante juego de luces!

Lo mejor o lo peor de cada percepción

Vamos a ocuparnos unas líneas ahora del órgano más extenso de nuestro cuerpo ¡claro que sí, la piel! La piel como órgano receptor del calor, calor que también se vive, según la persona y las circunstancias, de manera absolutamente diferente… ¡te lo digo yo que estoy en plena premenopausia y paso del pay-pay a la manta, en menos que canta un gallo!

Volvamos a como percibimos el calor a través de la piel, interesante y complejo. El encargado, en primera instancia, de regular la temperatura corporal, es el hipotálamo, que  lleva a cabo su función mediante unas células nerviosas especificas llamadas termorreceptores. Aunque lo sepa en teoría no salgo de mi asombro ¿no os parece milagrosa la capacidad de respuesta y coordinación entre nuestros órganos, para ofrecernos la mejor de las opciones? Vuelvo a hacer hincapié en el como lo vivimos, en  la subjetividad está el meollo de la cuestión. Así lo veo-así lo siento-así lo vivo. No hablo de autoengaño, hablo de que siempre podemos quedarnos con lo mejor o lo peor de cada percepción.

La aventura de autodescubrimiento

Pasemos a un poco de acción después de bastantes palabras de teoría. Si te apetece probar algo nuevo y experimentar ¡allá vamos!

Te propongo  un ejercicio  bastante  curioso y fácil a la vez, se trata de ser un poco niños otra vez, o mejor dicho, practicar mucho para no dejar de serlo. Durante las sesiones Balance-in en las que acompaño  a muchas personas en su aventura de autodescubrimiento, a través de distintas técnicas, hay una parte en especial, en la que elegimos entre la persona y yo, un escenario desde el que esa persona comienza a interactuar con sus propias emociones a través de los sentidos… y dice así  “¿si tuvieras que ponerle un color a tus sentimientos en este momento, que color elegirías?”… demos un pasito más y afinemos a nivel kinéstesico, es decir como siento la posición de mi cuerpo y como soy capaz describir las sensaciones que me transmite,  y formularíamos una pregunta así como “… si tuvieras que poner una temperatura a la emoción que experimentas en este momento ¿cuál sería..?”

Llegados a este punto, parece ser, que calor y color tienen bastantes más similitudes que diferencias, sea como fuere, y a elección de cada cuál, no cabe duda de que ambas contribuyen a hacer más bonito nuestro mundo desde el fascinante imperio de los sentidos.

Y seguimos avanzando, mi querido lector. Otro delicioso rato compartido contigo. Gracias ?