Entradas

Adoro ese subidón de ENDORFINAS de bienestar que experimento cuando voy a comprar algo para mí, me encanta la emoción que siento al ESTRENAR modelo  y SENSACIONES. Tanto es así que más de una vez, en el mismo probador, le he preguntado a la persona que me atendía : “¿puedo estrenarlo AHORA? ¡Me gusta tanto que me encantaría llevármelo puesto…!”

Caprichosa a tiempo parcial

Mi parte de NIÑA, de novedad, de sentirme viva con esos pequeños PLACERES, sigue estando muy presente en mi vida…esos CAPRICHOS tan placenteros y tan SENCILLOS, que cambian en un tris el color de tu visión del día… ¿y por qué no?… a veces tenemos en nuestra cabeza, tan grabado a fuego, que el ser caprichoso no es bueno que podemos sentirnos culpables hasta por comernos a media mañana un trozo de pan con mantequilla… ¡pamplinas!

Cierto y verdad es, que hasta la propia definición de “capricho” y “caprichoso”, están impregnados de connotaciones, cuanto menos contrapuestas al razonamiento y la lógica. Rompo una lanza  por lo espontáneo y muestro la otra cara de la moneda ¿no será que a veces, el ALMA, ansía deleitarse y ensancharse dándose a ratos un respiro, lejos de los dictados de la MENTE PENSANTE Y ANALÍTICA?

Todo en dosis pequeñas, como los buenos perfumes guardados en frascos pequeños, es bueno, al menos así lo siente esta CAPRICHOSA A TIEMPO PARCIAL que ahora os escribe.

En la misma medida que disfruto y venero mi TEMPLO FÍSICO, alimento mi ALMA  Y MI ESPÍRITU con EMOCIONES PLACENTERAS y sigo, a pie juntillas, los dictados de mi INTUICIÓN.

Ese Libro Azul…

Fue y es, esa intuición, la  que me llevó aquél día, hasta la estantería donde descansaba ese LIBRO AZUL.

Del mismo modo que me gusta  ESTRENAR MODELO me gusta ESTRENAR CONOCIMIENTOS. A través de la LECTURA me empapo de SABERME, APRENDERME, DESCUBRIRME… Aquél día, como tantas otras veces, compré aquél libro de manera absolutamente, impulsiva, intuitiva, ni tan siquiera lo abrí para hojearlo… aparentemente era un libro neutro, por el grosor de su lomo, extenso, aunque nada hacía imaginar que contenía, para mí, el gran paso hacia LA VERDADERA ESENCIA DEL AUTOCONOCIMIENTO.

Llegué a casa hambrienta de letras, como siempre que compro un nuevo libro… me acomodé para empezarlo… lo abrí, comencé a leer… apenas pude terminar de leer el primer párrafo… una extraña sensación de MIEDO recorrió todo mi cuerpo… lo cerré muy asustada y pensé “ ¿qué es esto..? Me quedé fija en el título “UN CURSO DE MILAGROS” fundación para la PAZ INTERIOR.

No entendía nada: ni por qué había comprado aquél libro, aparentemente relacionado con religión, catolicismo, Dios, iglesia…¡que gran cacao mental tenía en mi cabeza, que distorsión de conceptos, a caballo entre lo que me habían enseñado y lo que yo creía que era…!

Estaba estupefacta y aturdida, como si hubiera estado leyendo unas pocas palabras en un idioma extraño, totalmente ajeno a mí, desconocido…

Coloqué EL LIBRO AZUL junto a otros muchos… y llovieron varios otoños, nada más y nada menos que 14… y me acompañó en todos mis cambios de casa… en cada mudanza, al recolocar de nuevo los libros en el  nuevo espacio, siempre estaba ahí, en SILENCIO, a la espera de que llegara el momento justo, mi momento para mirarme de frente en el espejo de mi propia esencia…Y el momento llegó… y un buen día de julio, sin más, mi intuición me llevó de nuevo hacia ESE LIBRO AZUL…y supe, en ese instante, que estaba lista para experimentar la libertad y la expansión de mi ALMA.

Amor, amor, amor

Fue entonces cuándo aprendí lo que significan conceptos como “AMOR hacia uno mismo, renuncia al CONTROL y a las EXPECTATIVAS, TODOS SOMOS UNO, PROYECCIONES… y tanto que podría escribir, escribir y escribir… la emoción me embarga y lágrimas vienen a mis ojos… lágrimas de inmenso AGRADECIMIENTO por saber ESPERAR, esperarme, a estar lista, a aceptar la SABIDURÍA ANCESTRAL que todos llevamos dentro, a ser MERECEDORA, a creer que TODO ES POSIBLE… ¡que equivocada estaba, cuánta energía poseía y cuánta proyectaba hacia afuera, hacia los demás, cuán sedienta estaba de mí misma, de mis cuidados, de mis mimos, también de mi fortaleza, de mi risa, de mis caprichos, cuánto mal hacen los conceptos mal entendidos..!

A la par que iba adentrándome en el libro, iba adentrándome más y más en mi INTERIOR, como entrar, a golpe de machete en una tupida selva, sustituyendo el machete por una DIVINA mano que con sutil delicadeza, iba apartando de mi camino cualquier impedimento… paso a paso y mano a mano con el DIOS que todos llevamos dentro, alcancé el OASIS, ese remanso de PAZ que hace que todo tenga sentido en el exterior… DE DENTRO HACIA FUERA, con cimientos firmes y bien entendidos: la única y universal religión es el AMOR, nuestro mejor y único PROPÓSITO DE VIDA es RECORDAR QUIENES SOMOS EN ESENCIA y contribuir a que seamos cada vez más los que DESPERTEMOS EN ESE CAMINO DE VUELTA a casa.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

?