Entradas

Adoro ese subidón de ENDORFINAS de bienestar que experimento cuando voy a comprar algo para mí, me encanta la emoción que siento al ESTRENAR modelo  y SENSACIONES. Tanto es así que más de una vez, en el mismo probador, le he preguntado a la persona que me atendía : “¿puedo estrenarlo AHORA? ¡Me gusta tanto que me encantaría llevármelo puesto…!”

Caprichosa a tiempo parcial

Mi parte de NIÑA, de novedad, de sentirme viva con esos pequeños PLACERES, sigue estando muy presente en mi vida…esos CAPRICHOS tan placenteros y tan SENCILLOS, que cambian en un tris el color de tu visión del día… ¿y por qué no?… a veces tenemos en nuestra cabeza, tan grabado a fuego, que el ser caprichoso no es bueno que podemos sentirnos culpables hasta por comernos a media mañana un trozo de pan con mantequilla… ¡pamplinas!

Cierto y verdad es, que hasta la propia definición de “capricho” y “caprichoso”, están impregnados de connotaciones, cuanto menos contrapuestas al razonamiento y la lógica. Rompo una lanza  por lo espontáneo y muestro la otra cara de la moneda ¿no será que a veces, el ALMA, ansía deleitarse y ensancharse dándose a ratos un respiro, lejos de los dictados de la MENTE PENSANTE Y ANALÍTICA?

Todo en dosis pequeñas, como los buenos perfumes guardados en frascos pequeños, es bueno, al menos así lo siente esta CAPRICHOSA A TIEMPO PARCIAL que ahora os escribe.

En la misma medida que disfruto y venero mi TEMPLO FÍSICO, alimento mi ALMA  Y MI ESPÍRITU con EMOCIONES PLACENTERAS y sigo, a pie juntillas, los dictados de mi INTUICIÓN.

Ese Libro Azul…

Fue y es, esa intuición, la  que me llevó aquél día, hasta la estantería donde descansaba ese LIBRO AZUL.

Del mismo modo que me gusta  ESTRENAR MODELO me gusta ESTRENAR CONOCIMIENTOS. A través de la LECTURA me empapo de SABERME, APRENDERME, DESCUBRIRME… Aquél día, como tantas otras veces, compré aquél libro de manera absolutamente, impulsiva, intuitiva, ni tan siquiera lo abrí para hojearlo… aparentemente era un libro neutro, por el grosor de su lomo, extenso, aunque nada hacía imaginar que contenía, para mí, el gran paso hacia LA VERDADERA ESENCIA DEL AUTOCONOCIMIENTO.

Llegué a casa hambrienta de letras, como siempre que compro un nuevo libro… me acomodé para empezarlo… lo abrí, comencé a leer… apenas pude terminar de leer el primer párrafo… una extraña sensación de MIEDO recorrió todo mi cuerpo… lo cerré muy asustada y pensé “ ¿qué es esto..? Me quedé fija en el título “UN CURSO DE MILAGROS” fundación para la PAZ INTERIOR.

No entendía nada: ni por qué había comprado aquél libro, aparentemente relacionado con religión, catolicismo, Dios, iglesia…¡que gran cacao mental tenía en mi cabeza, que distorsión de conceptos, a caballo entre lo que me habían enseñado y lo que yo creía que era…!

Estaba estupefacta y aturdida, como si hubiera estado leyendo unas pocas palabras en un idioma extraño, totalmente ajeno a mí, desconocido…

Coloqué EL LIBRO AZUL junto a otros muchos… y llovieron varios otoños, nada más y nada menos que 14… y me acompañó en todos mis cambios de casa… en cada mudanza, al recolocar de nuevo los libros en el  nuevo espacio, siempre estaba ahí, en SILENCIO, a la espera de que llegara el momento justo, mi momento para mirarme de frente en el espejo de mi propia esencia…Y el momento llegó… y un buen día de julio, sin más, mi intuición me llevó de nuevo hacia ESE LIBRO AZUL…y supe, en ese instante, que estaba lista para experimentar la libertad y la expansión de mi ALMA.

Amor, amor, amor

Fue entonces cuándo aprendí lo que significan conceptos como “AMOR hacia uno mismo, renuncia al CONTROL y a las EXPECTATIVAS, TODOS SOMOS UNO, PROYECCIONES… y tanto que podría escribir, escribir y escribir… la emoción me embarga y lágrimas vienen a mis ojos… lágrimas de inmenso AGRADECIMIENTO por saber ESPERAR, esperarme, a estar lista, a aceptar la SABIDURÍA ANCESTRAL que todos llevamos dentro, a ser MERECEDORA, a creer que TODO ES POSIBLE… ¡que equivocada estaba, cuánta energía poseía y cuánta proyectaba hacia afuera, hacia los demás, cuán sedienta estaba de mí misma, de mis cuidados, de mis mimos, también de mi fortaleza, de mi risa, de mis caprichos, cuánto mal hacen los conceptos mal entendidos..!

A la par que iba adentrándome en el libro, iba adentrándome más y más en mi INTERIOR, como entrar, a golpe de machete en una tupida selva, sustituyendo el machete por una DIVINA mano que con sutil delicadeza, iba apartando de mi camino cualquier impedimento… paso a paso y mano a mano con el DIOS que todos llevamos dentro, alcancé el OASIS, ese remanso de PAZ que hace que todo tenga sentido en el exterior… DE DENTRO HACIA FUERA, con cimientos firmes y bien entendidos: la única y universal religión es el AMOR, nuestro mejor y único PROPÓSITO DE VIDA es RECORDAR QUIENES SOMOS EN ESENCIA y contribuir a que seamos cada vez más los que DESPERTEMOS EN ESE CAMINO DE VUELTA a casa.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

?

¿Te acuerdas de mí?

Tan real como la vida misma ¿cuántas veces nos presentan a alguien que dice conocernos y no lo RECORDAMOS?.. Su nombre, en que lugar nos vimos por primera vez, quién nos presentó… ¡qué agobio..! Ante la afirmación rotunda de ese alguien que asegura conocernos, ahí estamos nosotros buscando desesperadamente en nuestra MEMORIA A CORTO O A LARGO PLAZO o en el tipo de memoria que sea que nos saque de ese aprieto.

“Te recuerdo perfectamente” dice con seguridad nuestro interlocutor… en aquél entonces tu llevabas el pelo muy largo y liso… ¡cuánto tiempo..! ”Tu cara de no entender absolutamente nada te delata y con la mejor de tus sonrisas y absoluta sinceridad contestas: ”creo que me estás confundiendo con otra persona… en mi vida he llevado el pelo tan largo”… Nuestro interlocutor insiste: ”me juego lo que quieras a que eras tú… a ver si consigo ponerlo en pie”.

¿Te acuerdas de mí?

Esta escena tan cotidiana puede darse, esperando en la cola del baño de un restaurante cualquiera o como me ocurrió a mí, recientemente, durante un taller de postgrado ¿En función de qué factores RECORDAMOS U OLVIDAMOS?

La selección y clasificación es extensísima, pero lo que sí es seguro es que siempre confluimos en un punto crucial: clasificamos y etiquetamos en torno a  la MEMORIA COLECTIVA, en un aspecto más genérico, pasando luego a filtrar hacia aspectos más concretos a  través de la llamada MEMORIA SELECTIVA. Es decir, a una mesa la llamo “mesa” y la reconozco como tal porque me lo han enseñado así desde que tengo uso de razón, genéricamente, una superficie, con formas cuadrada, redonda, rectángular o hexagonal, sustentada por patas, es ubicada en tal categoría.

Continúo afinando: si la “mesa” está asociada en mi memoria a reuniones familiares y esas reuniones familiares están enlazadas, a su vez, a EMOCIONES  PLACENTERAS, como la alegría y el amor, me encantarán no solo las mesas, diseñadas  y decoradas a mi gusto, per se, sino que quedarán fijadas a ese concepto una serie de ACTITUDES EMOCIONALES (mesas-reuniones-familia/amigos-compartir-bienestar).

Puede que te preguntes ahora que tiene que ver una “mesa” con recordar o no a alguien… Pues resulta que como la mente humana es prodigiosa, la persona que me recordaba con el pelo llegándome casi hasta la cintura estaba en lo cierto.

De repente el archivo buscado estaba en la bandeja de entrada de mi memoria: ¡“ostras, Inma, esta chica tenía razón! ahí estaba, nítida y clara, como un cielo azul y despejado, mi fotografía mental: fiesta de disfraces, Madrid, hace la pila de años, temática del disfraz… años 60, movida hippie, ahí estaba yo con una peluca que me llegaba hasta la cintura ¡claro que era yo…!”

Memoria Colectiva – Memoria Selectiva

Desde siempre me ha gustado saber el por qué de todo, sí, yo era de esas niñas curiosas e incansables para los padres, que quieren saber de la mañana a la noche…resulta que, afortunadamente, para mí, sigo siendo igual, así que la pregunta hacia mí misma fue instantánea: ¿por qué no te acordabas, incluso, negabas, al principio que pudieras ser tú? La respuesta fue tan rápida como la pregunta: “olvidé esa etapa de mi vida porque la tenía ASOCIADA A SENSACIONES Y EMOCIONES DESAGRADABLES conmigo misma, así que de manera, inconsciente, metí esos archivos en las profundidades de mi mente… Dicen que la distancia es el OLVIDO… aunque eso creemos siempre hay alguien o algo que nos hará volver a ese momento. Sin dudarlo, me acerqué de nuevo a la chica que me había reconocido desde el principio, le dí un leve toquecito en el hombro para llamar su atención y le dije: ”ya me he acordado…ciertamente sí nos conocemos, y ciertamente, aunque era una peluca, me has conocido con el pelo muy largo, era yo, estaba disfrazada, pero seguía siendo yo”

¡Cómo DISFRAZAMOS Y ANESTESIAMOS NUESTRAS PERCEPCIONES …a veces, tanto que podemos vivir como reales eventos que no han ocurrido, así como enterramos otros en lo más hondo de nuestro corazón, hasta el punto de negar que han ocurrido o tergiversar, como acontecieron..!

Creemos  lo que queremos creer

Los  SENTIDOS siempre a nuestro servicio, aunque dirigidos por nuestro navegador central, la MENTE, poderosa hasta el punto, que, creemos  lo que queremos creer, convirtiéndolo casi en un credo, una verdad absoluta. Como muestra, la historia, en primera persona, que acabo de contaros.

Cuando estamos preparados y es tiempo de desempolvar viejos recuerdos, aparece la situación que nos hace rememorar, es algo así como haber hecho un pedido cósmico desde nuestra MENTE SUBCONSCIENTE: ”querido universo, ahora estoy preparada para guardar, de manera adecuada para mí, aquella situación que casi no recordaba… el evento en sí es lo menos importante, lo verdaderamente importante es como me sentía, los  RECUERDOS EMOCIONALES de mi yo de entonces quedan saneados y entendidos… ahora puedo archivarlo sanamente.

Cierro con esta infantil adivinanza: ”oro PARECE plata no ES… adivínalo pronto y dime qué es…”

¿Te atreves a poner en tela de juicio tus verdades absolutas?

?

Parece que fue ayer y ya han pasado 12 años… aquél mes de junio que decidí lanzarme, con decisión, al estudio en mayor profundidad, de la MENTE HUMANA y sus prodigiosos PROCESOS. Desde jovencita me sentí fascinada por el mundo de la PSICOLOGÍA, pero, como todos ya sabéis, a veces, la vida es caprichosa  y nos hace esperar un poco. Al no tener suficiente nota de corte para psicología, me entretuve, mientras tanto, y comencé en la facultad de Historia. Eso sí, leía con absoluto deleite, todo lo que caía en mis manos, acerca del ser humano, sus COMPORTAMIENTOS, sus EMOCIONES

Cuando PSYCH-K® me encontró

Pasaron los años y sentía, cada vez con más fuerza, la llamada a resolver muchas preguntas en mi interior: ¿Por qué nos condiciona tanto el AMBIENTE en el que nacemos y nos desarrollamos? ¿Qué ocurre a nivel físico cuando estamos contentos, enfadados, furiosos? ¿Cómo podemos conocer realmente nuestra esencia?… podría seguir hasta el infinito y más allá…

Lo cierto y verdad es que, como el momento perfecto para las cosas no existe sino que tenemos que crearlo nosotros mismos, al menos así lo creo yo, “me lié la manta a la cabeza, como se suele decir, y, aunque trabajaba a jornada completa en mi estudio, me dije: “¡vamos a por ello, dado que no cuento con tiempo material para asistir de manera presencial a la facultad, lo haré por la UNED (universidad a distancia)” ¡Madre mía, ahora lo recuerdo y creo que un punto de locura tuve que tener, o dos o tres, para meterme en semejante berenjenal… o muchas ganas y treinta y tantos años… Creo que de todo un poquito!”

Con dos niños en el mundo uno con 7 y otro con 12, me lancé a la aventura. Los viernes por la tarde me metía en el cuarto de estudio, y así sábado y domingo, un fin de semana detrás de otro. Recuerdo con verdadera ternura a mis niños asomados a la puerta  diciéndome: ”Mamá, deja de estudiar ya que te vas a volver loca…”jajaja, el mundo al revés…pues sí, y lo digo a boca llena, que he sido ejemplo para mis hijos, también tengo que decir que luego cada uno ha seguido su llamada, a uno le gusta estudiar y el otro ha preferido ser más práctico ¡todos los caminos están muy bien!

Encajando respuestas

Fascinada por el MECANISMO MENTAL Y LOS PROCESOS DEL ALMA, fui encajando respuestas. Dada mi forma de ser, abierta y curiosa, me gustan las mezclas, las diferentes opiniones, me gusta probar, abrir el abanico, beber de distintas fuentes. Asistía a talleres de mindfulness, constelaciones familiares, nutrición, coaching… al final todo suma… es como abrir el diafragma de una cámara de fotos, a mayor acercamiento, mayor precisión, más detalles vienen a nuestra conciencia. Creo firmemente que mientras desde más ángulos pueda ver la vida, desde mas ámbitos puedo AUTOEXPLORARME.

Como estoy convencida que a este mundo no hemos venido a conformarnos, y con mucho que agradecer a la psicología tradicional, algo de la aventurera que hay en mí me susurraba de vez en cuándo:”tiene que haber otro camino más fácil”… era como tener un puzzle a falta de encajar sólo una pieza. Soy de esas personas que se apoyan en la teoría pero que, como realmente se sienten vivas, es con la práctica. Dejadme que os cuente lo que viene a mi recuerdo ahora mismo: mi padre explicándome como mantener el equilibrio en la bici sin ruedines, y yo diciéndole con los ojos muy abiertos :”Bien, papi, pero cállate ya y vamos a probar”

Nuevos caminos

Así que… genio y figura… y sigo practicando el arte del ensayo- error, escuchando muy de cerca el ronroneo de mis tripas que me guían infaliblemente hacia nuevos caminos.Un buen día, sin comerlo ni beberlo, llegó hasta mí algo realmente impactante, algo que movió mis cimientos, algo muy diferente. Sonó mi teléfono y al otro lado, Oscar, mi compañero de vida exclamó:”mi amor, creo que he encontrado algo que te va a encantar… cuéntame, le dije, emocionada. Creo que tengo esa pieza de la que siempre hablas, ese algo más fácil y práctico que sabías que existía, te paso la información y tu bicheas, a mí me ha parecido MÁGICO…”

Colgué el teléfono para clicar, rápidamente, sobre el enlace que Oscar me había enviado, antes de abrirlo, ya sabía, con absoluta certeza, que algo muy grande en mi existencia estaba a punto de ocurrir, PSCHY-K® me había encontrado.

La llave de nuestra Psique

Solo sabía que tenía que probarlo ya… La información de una instructora del método llegó a mí casi sin buscar, en cuánto sentí su energía a través del teléfono, supe que estaba en el camino correcto. Concerté rápidamente una sesión de prueba y comencé a documentarme para saber más acerca de “LA LLAVE DE NUESTRA PSIQUE”, traducción literal de este revelador PROCESO MENTAL que nos conecta on line y de inmediato con nuestra MENTE SUBCONSCIENTE ¡Me pareció la bomba!. Para mis adentros me dije “¡esto es, sabía que había algo más SENCILLO!”

Comencé mi FORMACIÓN COMO FACILITADORA EN PSCHY-K®: es posible CAMBIAR, de manera directa y fácil, las CREENCIAS que nos han hecho creer que eran verdades absolutas. Es posible dar órdenes directas a nuestra MENTE SUBCONSCIENTE, quién a través de un PROCESO DE RESETEO, borra los antiguos paradigmas y procesa los nuevos. Es posible AQUÍ Y AHORA, siempre que así lo creas y lo desees, una mejor forma de habitar esta vida, con AMOR PROPIO y ganas de EXPERIMENTAR LA MEJOR VERSIÓN DE TI.

Camino de vuelta a casa

Siempre digo que “todos los caminos conducen a Roma”. Creo, de corazón, que es una MÁGICA Y PODEROSA HERRAMIENTA. Si has llegado hasta aquí, conmigo, a estas alturas seguro que ya te has dado cuenta que siempre hablo desde la EXPERIMENTACIÓN EN PRIMERA PERSONA. Vaya por delante, que eres el que elige, yo sólo puedo allanarte y guiarte en el CAMINO DE VUELTA A CASA, ese fantástico camino hacia tu AUTOCONOCIMIENTO, lo hacemos juntos, pero siempre recuerda: ”cada UNO tiene su propia LLAVE PERSONAL E INTRANSFERIBLE ¿dispuesto a ENTRAR?

¡BIENVENIDO A TU NUEVA VIDA!

?