Sueña incansable...porque los sueños son la vida

Coge tu almohada favorita y ábrete a la inmensidad del “todo es posible”…cierra los ojos físicos y pasa al mundo mágico de tus sueños

Como cada día, hoy, también me acompaña mi ritual: me levanto, me sumerjo y saboreo mi espacio de observación interior consciente, desayuno y hago la cama. Al estirar la sábana de abajo me retrotraigo por unos instantes a mi más tierna infancia cuando mi madre con sabias palabras me apuntaba: ”el orden en tu cuarto es el orden en tu cabeza”… ¿a qué te da la sensación, como a mí, que cuando tienes la cama hecha todo empieza a encajar bien en el comenzar del día? Pues bien, terminando de dar los últimos toques a la colcha y al colocar todos los cojines que ves en la foto, mi vocecita interior me susurra: ¡cuántos sueños hechos realidad guardan esta cama.. cuantos sueños cumplidos mientras dormías!

Sueña incansable…porque los sueños son la vida

Corro a coger mi móvil para captar la instantánea de mi cama… ¡comienza la puesta en escena de mi siguiente post!

Vida, sueños… divago… mi mente entusiasmada llega hasta el barroco Calderón De la Barca y su teatral “La vida es sueño” cuya temática central coincide 1000×1000 con el enfoque que estas lineas quieren transmitir; libre albedrío vs destino, plenitud y libertad del ser humano vs dictados sociales…

Dejo sobre el papel las siguientes reflexiones y te invito a desmenuzarlas.

¿No serán los sueños pasiones reprimidas que claman por ver la luz y convertirse en realidad?
¿Será que los sueños nos dan claras pistas de hacia dónde reajustar la brújula para redefinir nuestro rumbo vital?
¿Somos quizás creadores de nuestro destino?
En mi vivencia de observación respondo con un rotundo ”SÍ… así lo siento y así lo vivo.
¿Te ha pasado alguna vez que has tenido un sueño tan real, tan preciso que te has dicho en ese estado de duermevela-ni despierto ni dormido-” un poquito más…”?

Y como la vida siempre tiene dos caras, cedámosle también, con mucho amor, el espacio a esos sueños que calificamos de poco placenteros, que ciertamente lo son a veces o así los vivimos.

Esos sueños aparentemente sin sentido que mezclan enrevesados personajes y situaciones, esos son indicadores inequívocos de que nuestro subconsciente quiere comunicarnos algo… un camino de salida hacia una realidad mejor.

Esos que llamamos “malos sueños o pesadillas” (véase como nosotros mismos los tildamos y enjuiciamos) sacan a la superficie miedos y heridas encubiertos desde lo más profundo de nuestro SER. Especial atención, mis queridos compañeros de camino, a esos que se repiten una y otra vez.. Os aseguro que si tenemos la constancia y la voluntad de intentar recordarlos y abrirnos a esa CONCIENCIA QUE TODO LO SABE, iremos desentrañando poco a poco, con cuidado y mimo, el significado del mensaje, pasito a paso, llegando al núcleo de nuestras heridas… esas que nos impiden avanzar hacia nuestros más elevados anhelos.

Estamos aquí para escribir nuestra mejor “obra de teatro” y no sólo para dejarla escrita en una libreta y arrumbada en un cajón…¡Aceptemos con alegría y valentía el reto de pasar por esta experiencia física que se nos ha regalado como auténticos guionistas de nuestra existencia!

¡Abre los ojos a los sueños!

¡Abre los ojos a los sueños …vive, ríe, llora, entusiásmate, siente miedo, duda… busca los pasos que te encaminan hacia tu realidad, esa que quieres experimentar, al fin y al cabo ¿qué es sueño y qué es realidad? ¿Quién lo determina?

En mi modesta opinión, por si algo pudiera aportarte, LA VIDA ES SUEÑO…como decía Calderón. El día en el que deje de soñar habré completado mi ciclo vital, así lo siento… pero mientras sí y mientras no… sigue abriéndose el telón cada mañana, así es como entiendo la vida, desde el mágico despertar cargado de sueños tan reales como yo me permita que sean.

Desde este espacio de confinamiento que vivo y he vivido como regalo para hacer un cambio estructural de mi vida, de mis sueños, de mi rumbo, afirmo que la única distancia entre los sueños y la realidad son nuestros MIEDOS… Los abrazo y me impulso desde ellos, una vez más, hacia mi mejor versión.

Hago BALANCE-IN de mi vida y apuesto por seguir SOÑANDO Y CREANDO -sumo y sigo-

¿Te vienes?

?