La divina comedia

Vamos a quitarle un poco de hierro a los momentos actuales asomándonos a la obra magna de Dante, “La Divina Comedia” digo quitarle hierro, no por vivir con los ojos cerrados y de espaldas, sino todo lo contrario, abrir bien los ojos, mantener la calma y observar, imparcialmente y con el miedo justo para ser “solamente precavidos” Continúo ahora encuadrando una de las obras cumbres de la literatura universal. Intentaré, aunque sea de manera somera, honrar esta joya que nos acompaña desde el lejano medievo. Luego me quedaré literalmente con el sugerente título para recrear nuestra realidad actual, agosto de 2020.

La Divina Comedia

Tres, son tres las partes de esta comedia épica: infierno, purgatorio y paraíso, estructurados así por el propio Dante, en un viaje hacia su conocimiento y el de su entorno. Tranquilos queridos lectores que el desenlace es felíz, como en toda COMEDIA. El genial poeta italiano diseñó a su gusto el paso por las tres estancias, en busca de respuestas existenciales, con un marcado carácter religioso, como imponía el ambiente de la época. Hombre recto y de VALORES ESENCIALES, pone de manifiesto el cultivo del amor, la generosidad, el RESPETO, la JUSTICIA y contravalores entre los que figuran: la MENTIRA, la cobardía, el ABUSO y el maltrato.

Ha llovido un poquito desde que esta obra vio por primera vez la luz, allá por 1370, justo en el período de cambio entre la alta edad media y el renacimiento… ¡y pensar que hace tanto el hombre ya intentaba buscar respuestas para encontrar el sentido a la vida… al más allá y al más acá!

Aunque desde un prisma impregnado de conceptos encorsetados acerca de religión, filosofía y teología, el autor vuelve la mirada hacia sí mismo, haciendo un viaje a su interior en busca de clarificar preguntas cómo: “¿Qué hago aquí? ¿Qué significa todo esto que veo? ¿Qué pasa después?”. Voy a parar un poco el carro, ni por asomo vayas a pensar que voy a meterme en camisa de once varas  y desmenuzar, cual crítico literario, esta obra, ¡nada más lejos de la realidad!

Mucho más fácil. Me vino este título a la cabeza de manera absolutamente intuitiva y me pareció una oportunidad magnífica para establecer un paralelismo entre cómo pensaba un hombre de hace más de 700 años y como puedo pensar yo o cualquier coetáneo de a piel. El título original era “comedia”, a secas, ”divina”, lo añadió posteriormente su colega Bocaccio, por estar la obra llena de alegatos acerca de Dios.

¿A qué clase de comedia estamos asistiendo en la actualidad?

Me quedo ahora sólo con el título original. Ciñéndome a la definición encontrada en el diccionario. Comedia- obra dramática, en especial la que subraya lo RIDÍCULO  o estúpido, el sin sentido y la FALTA DE CONSISTENCIA, encarnado en algunos personajes que, con frecuencia, provocan la risa entre el público asistente, y que, normalmente tiene un feliz desenlace.

Ahora sí que me tiro a la piscina, con respeto pero sin miedo… más allá de tendencias, colores y fronteras ¿a qué clase de comedia estamos asistiendo en la actualidad?, ¿hay consistencia en todo este “teatro” del que todos estamos participando, ya sea con papeles principales o secundarios? Totalmente de acuerdo en que poco podemos hacer en la práctica, hasta cierto punto, bastante limitado, no trato de erigirme cuál heroína para revolucionar las calles, aunque bien pensado, no estaría nada mal… lo cierto y verdad es que quiero aportar desde mi butaca lo que me dicta mi conciencia…

Libertad

¡CORDURA, amigos, vamos a ser conscientes de que esto está tomando dimensiones que afectan directamente a uno de nuestros derechos más básicos, NOTICIAS SESGADAS, da náuseas asomarse a la absoluta incoherencia de las informaciones que llegan hasta nosotros, se nos priva de la verdad fundamental, la LIBERTAD de saber y opinar… ¿que por qué?.. muy sencillo, si supiéramos realmente todo lo que hay detrás de este ESTADO DE ALARMA que nos mantiene atemorizados, estoy convencida que ese temor se tornaría en ira, pero en ira de la buena, esa que nos empuja a la ACCIÓN y al CAMBIO. Puede que suene algo utópico, pero, como siempre digo, empecemos cada uno de manera individual en nuestros hogares, sea como fuere al final, tiñamos entre todos esta comedia de aires de veracidad y coraje. Todo es posible, haciendo desde ya este pequeño esfuerzo de ver más allá del telón… sentiremos, sin duda, como recorre todo nuestro cuerpo una sensación enorme de EMPODERAMIENTO y alivio.

La verdad nos hace libres

Cierro este post con una frase muy simple que me hace resonar hasta los huesos:”tú dime la VERDAD y yo decidiré que hacer, siempre la verdad, pero no a medias, aunque duela…al fin y al cabo, la verdad es lo único que nos hace libres, y el dolor es solo opcional ¿te vienes a DESPERTAR? Créeme no es solo una posibilidad, es una necesidad si queremos que nuestro planeta sobreviva.

?