Me asomo hoy a este post esbozando una SONRISA, símbolo de disfrute, GESTO de alegría, EXPRESIÓN de satisfacción, bienvenidos al fascinante mundo del LENGUAJE DEL CUERPO. Mientras más vamos profundizando en nuestro AUTOCONOCIMIENTO más precisos podemos ser a la hora de establecer COMUNICACIÓN con nuestros TRES CUERPOS: el FÍSICO, el MENTAL y el EMOCIONAL. Esa milagrosa interacción que se establece siguiendo la TEORÍA DE LOS VASOS COMUNICANTES: lo creamos o no ninguno de los tres está hecho para saborear las mieles de la vida en solitario. Se nutren entre sí y si dedicamos aunque sea un mínimo a su conocimiento, mimo y comprensión, estaremos, con total seguridad, destinados a vivir una existencia muy satisfactoria.

El lenguaje del cuerpo

El CUERPO siempre HABLA, en perfecta simbiosis con las EMOCIONES ¿Cuántas veces a lo largo de nuestra vida sentimos como el cuerpo físico nos llama SIN PALABRAS? Esos momentos de cambios e incertidumbres donde nos cuesta conciliar el sueño y somos conscientes de que encontrar un momento de tranquilidad es casi tarea imposible. Es ahí donde el cuerpo comienza su DIALOGO MUDO con nosotros. Desde un suave murmullo, en tono casi imperceptible, en los momentos iniciales, al volumen  que va in crescendo si continuamos haciendo caso omiso a la atención que reclama,  desembocando en un estallido más intenso en forma de DOLOR. Aquí hay letra pequeña que añadir: cuándo se manifiesta FUERA es que DENTRO hay otro tipo de dolor más profundo, el EMOCIONAL, así que podemos camuflarlo atajando el SÍNTOMA FÍSICO, pero quedará pendiente la CAUSA. Siempre hay SEÑALES, tapadas y hasta enterradas en muchos caso por  el ritmo trepidante que la vida de hoy en día nos marca. Nuestra respuesta: ”esto lo arreglo yo con un buen pastillazo cuando llegue a casa”. Como súbditos y cumplidos ciudadanos anteponemos las obligaciones de FUERA y dejamos para lo último las obligaciones de DENTRO “anestesiando” los signos que se nos muestran en letras mayúsculas, subrayadas  y en negrita ¡Ya estamos otra vez en el mismo punto queridos míos… trastocando  el orden de los factores… que en este caso, en concreto, cambia el producto, y mucho!

¡Qué importante es el lenguaje del cuerpo! Categóricamente digo SÍ, pero no solamente, no nos quedemos en la superficie ¿Qué es un CUERPO sin la “animación” de una MENTE a la que obedecer y un ALMA/INTUICIÓN de la que nutrirnos?

El lenguaje del alma

Aterricé en el  fascinante triunvirato cuerpo-mente-espíritu en busca de mi propia identidad. Ávida de respuestas y desde la REEDUCACIÓN POSTURAL conocí la perfección del cuerpo humano y las posibilidades casi infinitas de movimiento que nos ofrece. Pasaron años y con ellos tuve la dicha de acompañar a muchos personas a buscar la “postura“ adecuada para aliviar tal o cual SÍNTOMA en forma de dolor. Entonces llegó la reflexión : ”Inma, has tocado techo, puedes OFRECERTE Y OFRECER mucho más“ me susurró mi INTUICIÓN. Siempre había sabido que desde el mero trabajo del cuerpo físico sin más, quedaban cabos sueltos. Muchos interrogantes acerca de mi emocionalidad esperaban ser despejados. Con la sabiduría que siempre nos brinda la vida, y en el momento justo, tuve la seguridad  de estar preparada para establecer la conexión a nivel profundo mente – cuerpo y lanzarme con valentía a poner más luz al respecto. “Solo desde mi  experiencia y con material de primera mano podré acompañar a otras personas”, me dije a mí misma. Así fue como me adentré en el estimulante  mundo de mi psique a través de la psicología y el psych-k. Se abría ante mi otra forma de comunicación y autoconocimiento mediante el LENGUAJE DEL ALMA.

Hay una frase que me encanta y vengo utilizando hace ni me acuerdo el tiempo: “quién mueve el cuerpo mueve las emociones”…¡cuantísimas decisiones he tomado ejercitando mi cuerpo! se crea un ambiente perfecto para el fluir de los pensamientos, segregamos “jugos del bienestar”,engrasamos las articulaciones a la par que ensanchamos el corazón, nuestro espíritu se asoma con sonrisa amplia”

”Mens sana in corpore sano”

El cuerpo se expresa desde los tres ámbitos, seamos conscientes o no. Adoptamos la posición correcta y recolocamos nuestro ánimo para vibrar en nuestro cuerpo plenamente, que es para lo que estamos hechos. PIENSO bien, desde la CONCIENCIA, me siento COHERENTE desde el conocimiento de mis EMOCIONES y me muevo con destreza desde un CUERPO EN ARMONÍA.

”Mens sana in corpore sano”,archiconocido latinazgo que nos alumbra desde el antiguo imperio romano. Desde allí nuestros ancestros nos transmitían BUENOS HABITOS  practicando el arte de la ORACIÓN/MEDITACIÓN COMO ALIMENTO PARA EL ESPÍRITU, en perfecta combinación con un  adiestramiento del CUERPO FÍSICO.

Os invito a que vayamos juntos al comienzo de este post para echar otro vistazo a la imagen que lo acompaña ¿Qué por qué elegí esta maravillosa criatura del reino animal, la hormiga? Porque es vivo ejemplo de la intención y título del post de hoy: sus dotes de COMUNICACIÓN  aún sin poder ver y su increíble FORTALEZA.

Ya veis, mis queridos lectores, que hay veces en las que el tamaño no importa… porque  lo esencial se hace invisible a los ojos… miremos sin ver y hagamos uso de la fe que anida en la esencia de cada uno de nosotros  para crecer en sabiduría al son del LENGUAJE DEL CUERPO.

?